jueves, 19 de junio de 2014

La Exfoliación es importante.

Piel aparentemente reseca, con manchas cuando te maquillas, marchita, opaca, con cierta irritación, poca humedad, etc., son algunos de los síntomas que aparecen cuando hay células muertas en la piel. La regeneración natural de la piel tarda aproximadamente 28 días en realizarse. Este fenómeno se efectúa de forma espontáne acuando se es joven, en donde cada 21 ó 28 días aproximadamente, las células muertas se desprenden de la capa córnea de la piel.

El cuerpo tiene la capacidad espontánea de restaurar las células muertas o enfermas por nuevas células en perfecto estado. Sin embargo, conforme pasa el tiempo o se atraviesa un periodo de debilidad, tensión o fatiga, esta renovación se hace lenta, y como consecuencia, la piel pierde su oxigenación y humectación natural, digamos que se va asfixiando tras no poder eliminar del todo las células muertas, y entonces la piel comienza a lucir apagada, marchita, poco jovial y sin vida al no poder absorber humedad, nutrientes ni poder oxigenarse adecuadamente.

Es muy importante que las células muertas caigan completamente de la piel para mantenerla sana y visiblemente fresca y fina, unificada en un color suave y luminoso. Y para esto es necesario exfoliarla al menos una vez por semana, o dependiendo el grado de necesidad que tenga la piel. La exfoliación es un complemento a la limpieza de la piel el cual consiste en dar un suave masaje sobre la piel con algún producto o elemento que ayude a eliminar las células muertas de la piel.

El proceso de exfoliación asegura una efectiva regeneración epidérmica, ya que elimina  por completo las células muertas que quedan adheridas en la capa superficial de la piel, dejándola tersa y mas permeable para que esta pueda respirar y absorber los nutrientes y principios activos de los productos y cremas hidratantes y de rejuvenecimiento, además de que le permite a la piel respirar y estimular la oxigenación celular.

Elegir un buen Exfoliante

Los productos exfoliantes son imprescindibles a determinada edad o en determinada situación. Tanto el rostro como el cuerpo necesitan ser exfoliados. Así que elegir un buen producto exfoliante tiene que hacerse con cuidado. Actualmente en el mercado se venden muchos de ellos que complementan la limpieza de la piel. Unos son muy buenos y efectivos, más a la hora de elegir alguno hay que tomar en cuenta varios aspectos importantes como por ejemplo: que no irriten la piel, que sean hipoalergénicos, con acción hidratante y que no sean grasosos. La clave consiste en exfoliar con el producto y la frecuencia adecuada.

Si decides comprar una exfoliante, asegúrate de ver tu tipo de piel, ya que los gránulos  que lleva la crema suelen ser de distintos tamaños dependiendo del grosor y tipo de la piel. Para la piel seca, por ejemplo, o sensible y mixta, el gránulo suele ser del tamaño  normal o pequeño, de manera de no “levantar” la fina piel. Por otro lado, los exfoliantes para piel grasa tienen el gránulo más grueso, de modo de poder hacer buen efecto en una piel más voluptuosa.

Cómo aplicar un exfoliante

• Humedece tu piel: es muy importante  que antes de aplicarte un exfoliante humedezcas tu piel. Por eso es recomendable que exfolies a la hora del baño, cuando los vapores del agua tibia favorecen del todo este proceso.

• Aplica en masaje circular: para retirar muy bien las células muertas, es necesario dar un suave masaje circular en la piel con el exfoliante.

• Retirar el exfoliante: sólo aplica agua tibia hasta que se retire del todo.

• Tónico: cuando termines la exfoliación, aplica un tónico en tu cara.

• Crema hidratante: al finalizar, es importante una crema nutritiva o hidratante para cerrar el proceso con éxito.

Exfolia toda tu piel

Recuerda que no sólo es importante exfoliar tu cara, sino la piel de todo tu cuerpo, pues toda la piel requiere un cuidado especial de nutrición, humectación y buena circulación.

Beneficios de la exfoliación en el mar: si esta primavera vas a la playa, no dudes y aprovecha la arena para darte suaves masajes en tus brazos, piernas, abdomen, glúteos, ¡y no olvides los pies! Si esto lo realizas dentro del agua de mar, aumentan extraordinariamente los resultados que favorecen tu piel, verás como queda muy tersa y jovial, además de que este baño con agua de mar y masaje favorece altamente la circulación y nutre la piel.

Precauciones

Si nunca has exfoliado tu piel o hace mucho que no lo haces, es importante que  comiences a hacerlo una vez a la semana durante el primer mes. Después, reduce la frecuencia de las exfoliaciones a cada quince días. Si exfolias muy sgeuido, corres el riesgo de que, en lugar de que tu piel se favorezca con esto, se irrite. Recuerda siempre aplicar una loción hidratante para asegurar una piel saludable y bella. Si tu piel tiende a ser seca o muy sensible, exfolia con menos frecuencia, digamos una vez cada tres semanas. Pero con esto será suficiente.

Desde hace unaa semanas, me encontré por casualidad un exfoliante en polvo de granulo pequeño en Sephora. Se aplica haciendo la mezcla entre el agua y el polvo. A mi realmente que tengo la piel seca-sensible este exfoliante en polvo es lo mejor que he probado ya que no irrita mi piel. Los resultados son muy buenos y solo me costó 13€. Podeis buscar el más adecuado con vuestro tipo de piel ya que hay mucha variedad en el mercado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario